El arte de hablar, tener una charla con una persona desconocida no es tan arduo como muchos creen. Continua estos simples pasos que te damos en esta nota para conocer gente en Barcelona conseguirás manejar el arte de hablar y te va a ser más simple de lo que parece.
El secreto primordial está en interesarse por el otro y ser simpático. Sin embargo vamos, paso por paso, como debes aproximarte a alguien que no conoces.

Observa y mira cerca de ti

Es vital que busques  una persona que no esté con amistades, esto te facilitará el acercamiento. Otro detalle que debes considerar es que manifieste interés por conocer a alguien, los brazos cruzados y el ceño fruncido son huellas de hostilidad.

Contacto visual

En el momento en que encuentres a la persona que cumple esas características, mírala. Si al hacerlo sonríe o bien te mira unos segundos, es una señal positiva.

Primeras palabras

Decir hola, seguido de una pregunta es la mejor manera de empezar hablar. Lo esencial es que te muestres simpático e interesado por la otra persona. No obstante ten cuidado de que no sea un comentario pesimista pues puede producir rechazo.

Hacer preguntas y escuchar

Ahora es el instante de comenzar a conocer a la persona con quien estas hablando. Recuerda que no es correcto preguntar sobre temas muy íntimos, puedes ofender al otro o bien ser entrometido. Lo ideal es conversar sobre gustos, estudios, viajes, mascotas, etc. Evita conversar de temas como la religión, la política, el sexo y los inconvenientes familiares o bien de sanidad, pueden llevarte a una situación no deseada.

Hablar de ti mismo

No es recomendable que hables mucho de ti mismo. Es mejor dejar que el otro te pregunte sobre aquello que le atrae conocer.

Temas de conversación

Para conocer gente en Barcelona, desde las simples preguntas surgirán intereses o bien experiencias, sobre lo cual extenderse hablando. Recuerda sean temas positivos. Por más que los dos hayan vivido una situación negativa, como por servirnos de un ejemplo la muerte de una mascota, no es aconsejable conversar con creces sobre eso.

El silencio no es bueno

En toda charla hay instantes de silencio. Esto no significa necesariamente que estemos fracasando en nuestro intento por conocer a otra persona. Aprovecha esos instantes para formarte una idea sobre el otro, valorar el crecimiento de la charla y reanudarla con más energía.

Al hablar mueve los brazos, las manos

Esto es tan vital como el idioma verbal. Tu cuerpo debe difundir lo mismo que tus palabras. No es suficiente con hacer muchas preguntas y fingir interés, asimismo debes mirar a los ojos de la otra persona y retener en tu memoria lo que te va contando.
Como habrás visto el arte de hablar no es tan difícil como parece. Sólo tomar la iniciativa y continuar estos sencillos consejos.

En verano es mas fácil

Conocer gente en Barcelona según los expertos, el verano origina en las personas un viejo deseo por descubrir pareja, al punto de transformarse esto en su único pensamiento y obsesión.
La causa primordial sería que el viejo tiempo vació y el deseo de salir y hacer cosas aumentan la exigencia de compañía. De esta forma, con viajes y expectativas, va aumentando la ansiedad por estar con alguien.

En esquema, el verano les abre a los solteros la duda de con quien modificar su tiempo vació, y es aquí cuando se ve el deseo de descubrir a la media naranja y de satisfacer con otra persona los vacíos entendidos.

El estar solo

El inconveniente primordial reside, afirman los expertos, en que en la sociedad actual estar solo no es como tener un estigma. El verano conocer gente en Barcelona intensifica esa sensación y las personas entonces se vuelven más ansiosas por desear estar acompañadas.
De esta forma, las personas inventan continuamente planes que sólo poseen por objetivo, conocer a otras personas,  y padecen  si poseen están una tarde solitaria en casa.
Asimismo están quienes, abrumados por la angustia que implica estar sin compañía, deciden reconsiderar a aquellos pretendientes ignorados en el pasado, si bien a las claras no sean la personas indicadas. A fin de cuentas, cumple la meta de tener compañía.
Lo que señalan los experto es que el resto del año esa sensación de soledad no desaparece, sino sencillamente se atenúa. “Quien no puede estar solo, no puede estarlo en ninguna estación del año. Estaría bueno comprender que las compañías pueden no ser necesariamente una pareja”, mantienen.

Hombres y mujeres

Por normal las mujeres buscan algo serio y los hombres un simple amor de verano. Aunque, en estos momentos los estereotipos se han movido.
De esa forma, las mujeres asimismo adoptan una postura más demócrata,mientras que muchos hombres deciden volverse tradicionales exigiendo exclusividad y estabilidad (si bien no lo admitan delante de las amistades).
De esta forma, si escuchas varias mujeres hablando en la playa, oirás a muchas chicas contándoles a sus amigas cuántos chicos se anotaron en una noche, al mejor estilo de sus compañeros del sexo opuesto. Y no va a ser extraño que algún distinguido le cuente a sus amistades lo enamorado que esta de alguna chica, con un tono de romanticismo.
Existe una tendencia en la sociedad a ubicar en lugares rígidos a los seres humanos: mujeres hacia la derecha, hombres hacia la izquierda. Desde allí cada grupo con su equipo, definiendo y defendiendo un discurso sobre sí, sobre los demás y sobre las cosas. Así surgen los estereotipos: mujeres conservadoras-hombres modernos. Pero esto es una opinión. Hombres y mujeres iniciaron un intercambio en sus discursos y acciones. ¿Acaso las exigencias sociales no pueden adaptarse a este nuevo sujeto?”.

No te preocupes, ten paciencia

Si a pesar de los intentos y esfuerzo ya es claro que acabará enero sin que consigas pareja, lo mejor que puedes hacer es procurar no padecer tanto por ese hecho. “Hay que tratar de hacer la de uno y no dejarse influir por el qué dirán las presiones sociales” ó las amistades.
Para eso no existe nada mejor que preguntarse sobre la exigencia de estar en compañía o no vivir solo no esta mal visto, vale mas solo que mal acompañado, disfruta de estar solo/a.
Aprovecha el verano para reencontrarte contigo mismo/a, con tus pasatiempos. Medita, reposa, goza de estar contigo.
En este sentido “aunque no tengas a nadie revoloteando alrededor, puedes sentirte acompañado. Es importante revalorizar las cosas que nos hacen felices y nos enriquecen, y para las que a veces no tenemos tanto tiempo durante el año: leer un buen libro, escribir, tocar un instrumento, aprender a bailar. Estudiar un idioma. Para todo eso no necesitamos a nadie más que a nosotros mismos,  en verano hay más actividades, tenemos más energía, más ganas de hacer cosas.